Jetcost

El blog de Jetcost

EL BLOG DE JETCOST
Home > Inspiración > Los acantilados más espectaculares de Irlanda

Inspiración

Los acantilados más espectaculares de Irlanda

Los acantilados más espectaculares de Irlanda
mayo 18
11:25 2018

Recuerdo lo que decía aquel guerrero irlandés que se unía a William Wallace en la película ‘Braveheart’: ‘Irlanda es mi isla’. Eso mismo diría yo. Y es que, tras vivir casi 9 años en ella, allí me siento como en casa.

Irlanda es un regalo de la Naturaleza. Un regalo al viajero, y perfectamente aderezado por sus hospitalarios habitantes.

Castillos, una costa indomable, verdes llanuras, restos arqueológicos, pequeños pueblos pintorescos, acogedores pubs, música en directo… Y acantilados. Los más bellos y dramáticos acantilados que puedes ver en Europa.

La República de Irlanda posee casi 1.500 km de costa. La mayor parte de ella – sobre todo en el lado Atlántico – es salvaje y espectacular.

Aunque tiene muchas zonas de acantilados, os voy a llevar a tres de ellos: Moher, Slieve League y Horn Head.

Cómo llegar a los mejores acantilados de Irlanda

Para disfrutar de las maravillosas vistas de los mejores acantilados de Irlanda, primero tendréis que tomar uno de los vuelos baratos a Dublín que podréis encontrar desde varias ciudades de España, como Madrid, Alicante o Barcelona.

Una vez en Dublín, depende de cuál sea vuestro destino. Si vais a los acantilados de Moher, lo mejor es que toméis una de las excursiones organizadas hasta ellos. Para ir a Slieve League, tendréis que viajar hasta Donegal en tren o autobús. Y aún más lejos queda Horn Head.

Mi consejo es que alquiléis un coche para ir a cualquiera de ellos. Además, en el camino podrás hacer varias paradas interesantes.

Los acantilados de Moher

Acantilados-de-moher-irlanda

La mayor atracción turística de toda Irlanda se encuentra unos 270 km al oeste de Dublín.

Millones de turistas de todo el mundo visitan cada año los acantilados de Moher. Y no es para menos. Yo he estado más de cinco veces y no me canso de volver.

Aunque no son los más altos de Irlanda, su forma y localización impresionan a todos los visitantes.

Tienen una altura comprendida entre 120 y 214 metros sobre el mar y unos 8 km de longitud.

Aunque ahora han restringido el acceso al borde de los acantilados, antes sí era posible acercarse a él. Los días de viento (cosa bastante frecuente aquí) era una sensación espectacular el hecho de tumbarse y reptar hasta asomar la cabeza (los más osados sacaban más partes de su cuerpo) más allá del límite de la piedra. Al hacerlo, el aire te golpeaba la cara con violencia y escuchabas el bestial rugir del mar, mientras veías a los pájaros volar de pared a pared, buscando su nido entre tantos iguales.

Si caminas a la zona más alejada del centro de visitantes, aún puedes caminar casi por el borde. Ten cuidado, porque han sido cientos los que han caído al vacío por culpa de un mal golpe de viento.

En el centro de visitantes puedes aprender sobre la formación de los acantilados y tomarte algo.

No dejes de visitar el icónico antiguo torreón de los acantilados de Moher.

Para acceder a los acantilados de Moher hay que pagar una entrada de 6€ (entran gratis los menores de 16 años y los estudiantes pagan 4,5€).

Acantilados de Slieve League

Al norte de los acantilados de Moher – en el suroeste del condado de Donegal – se encuentran otros acantilados con menos marketing pero no menos espectacularidad.

Los de Slieve League están considerados como los acantilados marinos más altos de Europa. Los 600 metros que se elevan sobre el nivel del mar tienen la culpa de ello.

A mí, personalmente, me parecieron incluso más bonitos que los de Moher. Su dramatismo y belleza natural nada tienen que envidiar a Moher, pero lo que les añade el toque especial es la soledad que encontrarás en Slieve League.

Mientras que los acantilados de Moher son visitados por miles de personas cada día, en Slieve League puedes tomar la espectacular senda que recorre la cresta de los acantilados y pasarás horas sin encontrarte con nadie.

Es una caminata que te recomiendo. Una de las experiencias más sobrecogedoras y profundas que puedes tener en Irlanda.

Acantilados de Horn Head

horn-head2

Casi en el extremo noroeste de la isla de Irlanda se halla una pequeña población adormecida llamada Dunfanaghy. A menos de 3 km del centro del pueblo – que no tiene más de tres calles – encontrarás unos acantilados realmente desconocidos y que me impresionaron casi tanto como los otros dos de la lista: los de Horn Head.

Ya solo el hecho de descubrir esta pequeña y rural zona de Irlanda merece la pena el viaje, pero camina – o coge el coche – hasta Horn Head y disfruta de las vistas de una caída impresionante. El verde lo cubre todo y algunos matorrales de flores de colores vivos le dan un toque aún más mágico.

Las formaciones rocosas de la base de los acantilados son más diversas que las de Moher o Slieve League, con cuevas aquí y allá y las famosas patas de elefante formadas por rocas calizas que fueron separadas de la pared principal del acantilado por la acción de la erosión.

 

Aunque he elegido estos tres, mi consejo es que, si tienes tiempo suficiente, alquiles un coche y recorras toda la costa de Irlanda en un viaje que recordarás para siempre.

Etiquetas
DUB

Sobre el autor

David Escribano

David Escribano

Tras 3 viajes de larga duración arrastrando la mochila por 5 continentes ya no supe parar y dejé mi trabajo para seguir haciendo lo que más me gusta: intentar vivir experiencias nuevas cada día en un lugar distinto y poder narrarlo como un cuenta cuentos

0 Comentarios

¡Aún no hay comentarios!

Ahora mismo no hay comentarios, ¿quieres añadir uno?

Escribir comentario

Escribir comentario

Protected by WP Anti Spam