Jetcost

El blog de Jetcost

EL BLOG DE JETCOST
Home > Destinos > España > Lanzarote > Parque Nacional de Timanfaya

Lanzarote

Parque Nacional de Timanfaya

Parque Nacional de Timanfaya
noviembre 08
07:00 2016

Motañas de Fuego Timanfaya

Las Islas Canarias presentan una diversidad que asombrará al viajero. Prácticamente nada tiene que ver una con otra. El caso de Lanzarote es el más bello y único de las siete.

Si me dijeran que las imágenes de la llegada del hombre a la Luna fueron grabadas en la superficie de la isla de Lanzarote – la más cercana a África de las 7 canarias – no me sorprendería. El paisaje de Lanzarote es desoladoramente bello e hipnotizador. Rocas de colores pardos, grises, rojizos y azabache conforman un manto marciano que sólo se ve interrumpido por pequeñas casas de fachada blanca, dispersas aquí y allá, como astronautas suspendidos en su superficie.

La mayor representación de la naturaleza volcánica de Lanzarote la encontrarás en el Parque Nacional de Timanfaya, ubicado en los municipios de Yaiza y Tinajo.

Origen del Parque Nacional de Timanfaya

Parque Nacional Timanfaya Lanzarote

Parque Nacional Timanfaya

Lorenzo Curbelo, párroco de Yaiza en 1730, escribió lo siguiente el día 1 de septiembre de ese mismo año: “El día 1 de septiembre 1730, entre las nueve y las diez de la noche, la tierra se abrió en Timanfaya, a dos leguas de Yaiza… y una enorme montaña se levantó del seno de la tierra“.

Timanfaya – una de las mejores muestras de hábitat volcánico en el mundo – surgió como consecuencia de los violentos terremotos que, entre 1730 y 1736 y principios del siglo XIX, abrieron las entrañas de la zona.

Las erupciones arrasaron la tierra y un tercio de Lanzarote quedó cubierto por cenizas. Varios caseríos fueron destruidos y la tierra quedó sumida en el silencio. Sin embargo, se han censado unas 180 distintas especies de plantas y en él habitan algunas aves y animales vertebrados.

Visita al Parque Nacional de Timanfaya

camello lanzarote

Ante la escasez del transporte público, la mayor parte de los viajeros que llegan con sus vuelos a Lanzarote alquilan un coche para recorrer la isla. Para llegar al Parque Nacional de Timanfaya esa es la mejor manera, sin embargo, una vez dentro del parque, deberás dejarlo aparcado y unirte a una de las visitas guiadas que se realizan.

La ruta más completa que se puede realizar es la de Los Volcanes (viene incluida en el precio de la entrada que hay que abonar en el Centro Cultural y Turístico Montañas de Fuego). El recorrido es de unos 14 km y se disfruta en un autobús en el que una voz grabada comenta las particularidades de los lugares por los que se va pasando. Te encontrarás con distintos tipos de lavas de distintas formas y colores. Tonos rojizos dejan paso a rocas ennnegrecidas que rodean los cráteres de los volcanes que llevan descansando casi doscientos años, pero que nadie sabe cuándo volverán a despertar. Es un paraíso para los amantes de la geología y muy entretenido para cualquier público en general.

Existen otras rutas guiadas que se deben reservar, destacando las dos que discurren por parte del litoral de Lanzarote y la ruta Termesana. En esta última, el guía te mostrará las diferentes estructuras geomorfológicas existentes, el vulcanismo y la colonización de las especies vegetales, en especial de los líquenes.

El Diablo Timanfaya

Carne al calor del Timanfaya

Si quieres probar algo distinto, siempre puedes hacer la ruta en dromedario. Encontrarás unos cuantos de ellos, tumbados plácidamente a un lado de la carretera que lleva al Centro Cultural y Turístico. El paseo se realiza por la ladera sur de la montaña de Timanfaya y no lleva más de 20 minutos.

Para acabar bien la visita, nada mejor que comer en el restaurante El Diablo, situado dentro del parque nacional y donde podrás degustar unas carnes hechas al calor volcánico de las entrañas del Timanfaya.

Sobre el autor

David Escribano

David Escribano

Tras 3 viajes de larga duración arrastrando la mochila por 5 continentes ya no supe parar y dejé mi trabajo para seguir haciendo lo que más me gusta: intentar vivir experiencias nuevas cada día en un lugar distinto y poder narrarlo como un cuenta cuentos

0 Comentarios

¡Aún no hay comentarios!

Ahora mismo no hay comentarios, ¿quieres añadir uno?

Escribir comentario

Escribir comentario

Protected by WP Anti Spam